Historia

Hace más de diez años algunos estudiantes de la Universidad de La Habana decidieron crear una vía para reunir y promover la información sobre los eventos culturales que ocurrían en la ciudad. Así nació la idea de Kewelta, en abril de 2005.
Promo image
Crearon una lista de correo sencilla a la que se suscribieron amigos y creció rápidamente hasta ser usada por muchas personas.
Promo image
Con el apoyo de instituciones culturales, especialmente la Asociación Hermanos Saíz y Cubarte, de Stéphane Ferrux, presidente de Cuba Autrement y sponsor de Kewelta durante muchos años, y el de Jesús García y Nery Vergara, el equipo de trabajo creó el portal www.kewelta.cu al que accedían gratuitamente miles de personas todos los meses y logró desarrollar la idea hasta convertirla en la Cartelera Cultural de la ciudad.

...

Evolución

Más de una década trabajando para mantener una plataforma que identificara la cultura cubana, sin obtener ganancias monetarias, es una muestra del carácter genuino del proyecto. Kewelta se hacía en las casas de sus gestores. Ellos pagaban sus líneas de móviles, su participación en eventos, transporte y demás gastos.
Promo image
En el 2009 Kewelta tuvo de manera simultánea al portal, la cartelera del verano y un programa de televisión en el Canal Habana. Durante dos meses se distribuyeron semanalmente 40 mil ejemplares de la cartelera impresa en todos los municipios de la capital, para un total de 320 000 ejemplares distribuidos.
Promo image
En los tres últimos años Kewelta trabajó en un proyecto de publicación. Consistía en una Cartelera Cultural impresa semanal que tendría dos idiomas, 32 páginas a color, 40 mil ejemplares y se distribuiría en La Habana y Varadero.
Promo image
Durante la búsqueda de la inversión necesaria para la impresión, producción y distribución, al contactar con el dueño de una importante editorial surgió una pregunta decisiva: ¿Kewelta era capaz de atender a 500 clientes cada semana? La respuesta llevó a la conclusión de que el equipo podía gestionar la información, pero para trabajar con tantos clientes era imprescindible crear nuevas herramientas.

Solicitar una invitación